EL RIESGO DE INFORMAR

May 5, 2013

 

 Por Armando Maya Castro

 


 

Los ataques a periodistas y medios de comunicación tienen el objetivo de intimidar el trabajo de investigación y denuncia que éstos realizan, e influir sobre su labor periodística

El Día Mundial de la Libertad de Prensa celebró ayer su 20° aniversario. Como usted recordará, el 3 de mayo de 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró que cada año, en esta fecha, se efectuara esta celebración con la idea de “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”. La fecha recuerda la instauración de la Declaración de Windhoek, emitida en Namibia en 1991, con el propósito de promover la libertad del ejercicio periodístico.

En el marco de esta celebración, la UNESCO informó que más de 600 periodistas han sido asesinados en la última década alrededor del mundo, y tan solo uno de cada 10 crímenes ha sido castigado. Esta vergonzosa impunidad me permite asegurar que en la celebración de ayer no hubo mucho que festejar y sí mucho que demandar.

En nuestro país la situación también es preocupante en materia de libertad de expresión. Reporteros Sin Fronteras publicó ayer una lista de los 39 “depredadores” de la libertad de prensa a nivel mundial. Al referirse al caso México, la organización internacional indicó que se trata de un país “especialmente peligroso para los periodistas, ya que desde el 2000 a la fecha, existen 86 trabajadores de la comunicación muertos y 17 desaparecidos”. Reporteros Sin Frontera aseguró que todos estos casos están cubiertos por el velo de la impunidad, pues en ninguno de ellos se hizo justicia.

Estas cifras coinciden con las que dio a conocer Gabriel Soto Climent, activista de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, quien informó que las agresiones a periodistas y medios de comunicación aumentaron en más del doble en el primer cuatrimestre del presente año con respecto al mismo periodo del año pasado.

En los primeros cuatro meses de 2012 se registraron 38 casos de agresión a periodistas a lo largo y ancho de México. Este año, en el mismo periodo, se han cometido 89 ataques a periodistas, lo que indica que el número de agresiones a periodistas, medios de comunicación y organizaciones protectoras de la libertad de expresión se ha duplicado.

La actitud prepotente de los grupos acostumbrados a controlar la información nos permiten asegurar que la libertad de prensa enfrenta serios retos. El debilitamiento de esta libertad a través de los ataques en contra de los y las comunicadoras que se han distinguido por su verticalidad y valor para investigar, criticar y exponer sus ideas libremente, constituye una prueba contundente de la fragilidad de nuestra democracia. 

Es innegable que en las últimas décadas se han dado avances en materia de libertad de expresión, pero éstos, como podemos ver, han sido insuficientes. El Estado está obligado a hacer mucho más si quiere acabar realmente con esta impunidad. Su deber es efectuar una investigación completa, imparcial y efectiva de cada agresión, a fin de juzgar y poner tras las rejas a los autores de estos atropellos.

La libertad de expresión sigue estando amenazada por los funcionarios corruptos y por la delincuencia organizada, quienes están interesados en impedir que los periodistas de México expresen sus opiniones y las comuniquen a la sociedad. Esto explica el porqué del crecimiento exponencial de la violencia contra el periodismo, y por qué México ya ha sido considerado como el país más peligroso para ejercer esta actividad.

De acuerdo con el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), la libertad de expresión –de la que se deriva la libertad de prensa– es un derecho humano. Las constituciones de las naciones democráticas, incluida la de nuestro querido México, lo señalan como tal. 

El deber nuestro es redoblar esfuerzos si queremos preservar incólume la libertad de expresión. Sería triste que por un descuido nuestro volviéramos a vivir una situación similar a la que se vivió en el siglo XVI, época en que la Iglesia católica sometió a censura los libros que consideraba un riesgo para la fe católica. En aquella centuria, la Sagrada Congregación de la Inquisición distribuyó el “Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum” (Índice de Libros Prohibidos), con la finalidad de controlar e informar qué libros no debían ser leídos y cuáles autores estaban prohibidos. Los países católicos de entonces, incluida nuestra nación, vivieron sometidos por leyes que vulneraban la libertad de expresión y el derecho a la información. Nuestro deber es impedir que esto se vuelva a repetir. 

 

Read More

NO A LA REFORMA DEL ARTÍCULO 24 CONSTITUCIONAL

Apr 26, 2013

Por Armando Maya Castro 
 

Decenas de miles de jalisciences han manifestado su rechazo a la reforma del artículo 24 constitucional, que otorga privilegios indebidos a la Iglesia católica en detrimento de las libertades de las minorías religiosas

 

Sin dar oído al clamor ciudadano, la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso del Estado de Jalisco aprobó el pasado 23 de abril la minuta de decreto que reforma el artículo 24 constitucional, minimizando el hecho de que dicha modificación intenta reinstalar la educación confesional en las escuelas públicas.
Desde que la Cámara de Diputados aprobó esta reforma, el 15 de diciembre de 2011, diversos ciudadanos, asociaciones civiles y religiosas, así como expertos en materia de laicidad y libertad religiosa, han expresado a los diputados jaliscienses su preocupación en relación a este tema. La ciudadanía ha hecho lo propio, llevando a cabo diversas manifestaciones, una de las cuales logró reunir a más de 7 mil personas. Ese día, un grupo de representantes entregó a la Oficialía de Partes del Congreso del Estado más de 70 mil firmas de rechazo a la reforma, exponiendo al diputado Jesús Casillas, a la sazón presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Estudios Legislativos y Reglamentos, las razones para rechazar la reforma en cuestión (El Occidental, 20 de abril de 2012).
Estas marchas y manifestaciones se han realizado en defensa del Estado laico y de las libertades que de él emanan. Y es que nadie ignora que la reforma del artículo 24 constitucional sienta las bases para el desmantelamiento de la laicidad del Estado mexicano y de las principales reformas liberales que le costaron a México una guerra civil con innumerables pérdidas humanas. Recordemos que el triunfo de Juárez y de los liberales sobre la Iglesia católica “reafirmó la soberanía nacional y el Estado logró la supremacía frente a la Iglesia”.
Los jaliscienses tenemos confianza de que en el pleno del Congreso se atenderán sus legítimas demandas y se rechazará la citada modificación, cuya intencionalidad es el otorgamiento de privilegios a la Iglesia mayoritaria, en detrimento de las minorías religiosas. Confiamos que, por encima de todo, se privilegiarán los principios y valores del Estado laico, que tiene como base fundamental el respeto a los derechos humanos, a la pluralidad y a la gobernabilidad democrática.
En Jalisco nos interesa una Constitución que garantice sin restricción alguna la libertad de convicciones. Rechazamos la reforma del artículo 24 constitucional porque faculta al Estado para examinar las convicciones o creencias de la población, otorgándole a éste atribuciones para calificar unas convicciones como “éticas” y otras como “no éticas”. La postura del Estado ante las distintas manifestaciones religiosas debe ser de respeto y absoluta neutralidad. No es competencia del Estado decidir si las convicciones del pueblo son éticas o no; su papel es proteger jurídicamente a todas las convicciones. Un Estado que califica o descalifica las convicciones de la población, niega las libertades y atenta contra los derechos humanos.
Otorgarle al Estado facultades para que a través de sus órganos competentes resuelva qué convicciones son éticas y cuáles no lo son, es colocarlo en la misma posición de los Estados totalitarios, donde la democracia y el respeto a los derechos humanos son inexistentes.  
El Estado debe respetar las diferentes convicciones de la población. Su trabajo no es evaluar ni calificar, sino garantizar la autonomía y libertad de las personas y grupos. Debe garantizar, asimismo, que éstos convivan en igualdad, sin que determinada religión pretenda imponer sus creencias a las demás religiones y al resto de la sociedad. No hay que olvidar que el reconocimiento de la igualdad de derechos y libertades de los individuos son elementos básicos de un Estado democrático.
Me permito reproducir, por último, uno de los argumentos que Foro Cívico México Laico presentó en todos los congresos estatales: “La intromisión del Estado en las convicciones o creencias de la población, con la pretensión además de calificarlas de ‘éticas’ o de ‘no éticas’, es una aberrante agresión a la conciencia personal, propia de un Estado totalitario. De aprobarse esta reforma, el Estado mexicano ya no sólo determinará lo jurídicamente válido, sino que ahora decidirá, además, lo éticamente válido; en efecto, ya no sólo tendrá el monopolio de lo jurídico, sino también el monopolio de lo ético”.
Sería una verdadera pena que en el pleno del Congreso se minimizaran estos argumentos y se cediera a líneas de quienes están interesados en aprobar una reforma que otorga privilegios indebidos y violenta el carácter laico del Estado y de la educación que en el marco del mismo se imparte.
Read More

UNA CONSAGRACIÓN QUE VIOLA EL ESTADO LAICO

Apr 26, 2013

Por Armando Maya Castro
El gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez violentó el Estado laico al participar en una misa en la que hizo una insólita consagración de su persona, de su familia y de su servicio público a la sociedad

 

En materia de libertad religiosa, muy caro le ha costado a la sociedad mexicana su falta de reacción ante las continuas agresiones al Estado laico por parte de algunos de sus gobernantes. Me da la impresión de que tales atropellos los vemos como parte de nuestra cotidianidad, y que no existe ningún interés de denunciar y condenar enérgicamente estos actos anticonstitucionales. 
La más reciente de estas violaciones tuvo lugar el pasado 20 de abril, en el estado de Chihuahua, donde el gobernador César Duarte Jáquez, en clara transgresión al principio histórico de la separación del Estado y las iglesias, consagró su servicio público al Sagrado Corazón de Jesús y a la Virgen María, en una misa presidida por el Arzobispo Constancio Miranda Weckmann. 
Ahí, el citado gobernador expresó: “Yo, César Duarte Jáquez, por este medio me consagro a mí mismo, a mi familia, a mi servicio público a la sociedad: pido al Sagrado Corazón de Jesús que escuche y acepte mi consagración, que me ayude y por intercesión del inmaculado Corazón de María, le entrego a Dios y a su divina voluntad, todo lo que somos, todo lo que tenemos en el estado de Chihuahua”. 
César Duarte procedió como lo hacían las autoridades mexicanas durante la vigencia del Estado confesional, “olvidando” que el Estado mexicano es laico por mandato de ley. En aquel tiempo, acciones como estas no constituían una ofensa a los sentimientos religiosos de otras personas, porque la mayoría de los mexicanos eran católicos. Hoy, la diversidad religiosa es una realidad inocultable en Chihuahua y en los demás estados de la República, por lo que puedo afirmar que la acción de Duarte constituye una ofensa a la fe de las minorías religiosas de esa entidad. 
Estoy convencido de que César Duarte conoce muy bien la composición plurirreligiosa de Chihuahua, un estado donde, según cifras del Censo de Población y Vivienda 2010, el 76% de la población profesa la religión católica. Estos números dejan en claro que más del 20% de los habitantes de esa entidad de la República no son católicos. En un estado así, cualquier inclinación de la autoridad hacia determinada iglesia quebranta el principio de no discriminación con el que se debe regir todo Estado laico. 
Pese a lo evidente, un día después de su “consagración”, Duarte Jáquez hizo la siguiente declaración mediática en Aguascalientes: “De ninguna manera (rompe con el estado laico) tenemos nuestro propio derecho de asumir la creencia que nosotros cada uno con libertad podamos definir, fue un acto personal, de mi familia”. 
La acción del gobernador sí atenta contra la laicidad del Estado porque va más allá de lo personal y lo privado. El servicio público que el gobernador consagró a la virgen, en una reunión pública, no emana de su persona; le fue conferido por el voto popular, no para cumplir una función religiosa, sino para servir sin distinción a los chihuahuenses. Se trata, en suma, de un servicio que está integrado en un Estado laico, el cual debe ser neutral ante las diferentes confesiones e imparcial respecto a los creyentes o no creyentes.
Nadie cuestiona las creencias personales de César Duarte, quien tiene el derecho de creer en lo que quiera. Cuestionamos que el gobernador pase por alto la ley que prohíbe a los funcionarios públicos asistir con ese carácter a cualquier acto religioso. El artículo 25 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, aprobada el 15 de julio de 1992, señala en su párrafo tercero: “Las autoridades antes mencionadas no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público, ni a actividad que tenga motivos o propósitos similares…”. 
Al explicar el sentido de la anterior restricción, Roberto Blancarte explica: “El objetivo de dicho artículo en la ley es muy claro. Respetar el principio de separación entre los asuntos del Estado y los asuntos de las iglesias, evitando la confusión de atribuciones o intentos de manipulación, en cualquiera de los sentidos; es decir, evitando la utilización política de lo religioso y la utilización religiosa de lo político”. 
Corresponde a la Segob, y no a César Duarte, determinar si se violó o no el Estado laico; y si hubo violación, será dicha instancia la responsable de aplicar las sanciones previstas en la Ley.
Read More

Opinión: El conflicto magisterial y el Movimiento Popular Guerrerense

Apr 18, 2013

 

Mega Marcha Magisterial congrega en Guerrero a mas de 300 mil personas en defensade la educacion publica y gratuita.

Hercilia Castro
Chilpancingo, GRO. 18 de Abril 2013.- Tal y como muchos esperábamos con ansia, la mega marcha de hoy demostró que Guerrero sigue siendo un estado en pie de lucha, así como Oaxaca o Chiapas, que a pesar de ser estados en la máxima marginación, siempre mantienen la valentía en alto.Un diputado – hasta hace unos minutos- faltaba para que se conozca la resolución del Congreso, si la contra reforma Educativa sería rechazada o aprobada por el legislativo local.

Cabe recordar que a más de dos meses en que del gobierno de Aguirre Rivero y el Congreso Local (cuya autonomía no existe), los profesores y movimientos sociales, actores fundamentales, tuvieron que salir en una marcha, que es historia, ya que son más de 250 mil los que ahora están afuera del congreso.

Sólo cuatro puntos se discuten esta tarde y es por lo que luchan los profesores disidentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores por la Educación en Guerrero (CETEG): La gratuidad de la educación, que sea el Estado quien se responsabilice de la manutención de la infraestructura escolar, la constitución de un Centro de Evaluación Educativa, y plazas para los profesores normalistas.

Referente a la infraestructura, hace días hicimos un trabajo para La Jornada Guerrero donde en las siete regiones ( http://bit.ly/XzyKYR y http://bit.ly/10lDqpc )    , sobrepasa la falta de aulas en las escuelas, carencia de material didáctico,  servicios básicos como agua, luz, sanitarios, paredes, bardas perimetrales (de protección), maestros, escuelas multinivel.

Llama la atención cuando dicen que los maestros “son flojos”, “se les paga para no trabajar”, ¿Cómo trabajar en una escuela de la región Montaña donde los niños estudian en aulas sin pisos y donde los padres no tienen trabajo para alimentar a sus hijos, mucho menos agua ni servicios para lo que muchos defensores llaman vida digna?, ¿Cómo estudia una niña que sueña con ser doctora pero en su comunidad de la región Tierra Caliente está llena de amenazas de los grupos de paramilitares y el narco, y donde viven esperando ser atacados en cualquier momento mientras el profesor del Consejo Nacional de Fomento Educativo nos cuenta que son los padres quienes compran los útiles ya que la federación no manda material?, ¿Cómo aprende un niño el abecedario cuando es desplazado a otra comunidad porque fueron asesinados sus familiares?, ¿Cómo crece una niña sabiendo que al llegar a su casa tiene que comer frijoles y tortillas –si bien le va- y que en su casa no hay agua sanitaria, y en su colonia no hay luz?, ¿Cómo pretende la federación aplicar un examen a los profesores cuando desde hace décadas la educación en México fue abandonada y hoy los trabajadores no tienen acceso a mandar a sus hijos a una escuela pública?, ¿Cómo se pretende dar un no a los hijos del campesino que quieren ser normalistas para dar clases en sus pueblos que han sido abandonados?.

Contrario a la satanización y campaña de desprestigio contra el magisterio guerrerense, no piden plazas ni aumentos salariales, esta vez sus demandas son defender la educación y que el Estado Mexicano tome su responsabilidad en lugar de cobrar cuotas en las escuelas, que de por sí, no mantiene desde hace mucho.

Los maestros violentos, revoltosos, ingobernables, irresponsables,  vándalos, hace meses que piden el diálogo, el cual se ha dado a medias cucharadas pero sin concretar sus peticiones de lucha.

¿Cómo satanizar a un sector que lleva meses pidiendo diálogo y al que le dieron la puñalada el mismo Aguirre Rivero, igual que como sucedió en Ayotzinapa?.

Consideramos que la postura “radical” de los profesores del paro laboral indefinido que mantienen desde hace casi dos meses es lógica ya que cuando un movimiento social se extiende como es el caso de la Ceteg –hoy Movimiento Popular Guerrerense (MPG)-  y no hay solución a las demandas, los grupos no tienen opción y tienen que “radicalizarse” para presionar al gobierno en turno, que siempre se porta negligente y no da soluciones a los conflictos porque espera, que el ciudadano se canse y deje de protestar, que viva adormilado, sin dignidad.

Este día marcharon más de 200 mil en Chilpancingo, de todas las regiones de Guerrero se juntaron maestros, padres de familia, movimientos sociales, prensa y estados como Zacatecas, Oaxaca, Chiapas, Morelia y Distrito Federal, y aunque faltamos muchos guerrerenses en la Capital, podemos decir que nos sentimos orgullosos de pertenecer a un estado combatiente.

Un estado donde el experimento de la Guerra de Baja Intensidad (GBI), la llamada Guerra Sucia, jamás se fue. Pero ese, ya es otro tema.

 El conflicto magisterial (tan satanizado por los medios) es una situación que adolece desde los años 80, no sólo en Guerrero, sino en todo el país. La lucha de la Coordinadora Nacional de Trabajadores por la Educación (CNTE) que no es lo mismo que la SNTE (los llamados charros), y como ya dijimos, tiene como origen el recorte presupuestal y la falta de plazas, el bajo salario y el abandono a las escuelas tanto en las comunidades como en la zona urbana.

En Guerrero, el estado con el mayor índice de analfabetismo, marginación y extrema pobreza, y donde la historia de luchas sociales es permanente, así como la represión y abusos del Estado Mexicano se quedaron desde los años 60; La lucha magisterial es una de las más emblemáticas, así como la de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias y la Policía Comunitaria (CRAC-PC)-que no es lo mismo que las autodefensas.

Queda estar a la expectativa, de que en las siguientes horas se destrabe un conflicto que muchos medios han tratado de volver local, cuando la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto, es un problema que debería importarle a todo este país, víctima del colonialismo y el neoliberalismo que por años nos ha sumido en la ignorancia, pues no se destina ni el seis por ciento anual a la educación.

Y queda, estar al pendiente de que no haya represión por parte del gobierno estatal y federal, que de haberla, sería la tumba de la carrera política de Aguirre Rivero, residuo del PRI que se incrustó en el PRD neoliberal para ser hoy, un Ejecutivo incapaz de no provocar conflictos, pero muy listo para reprimir y asesinar como fue el caso de Ayotzinapa o la masacre del Charco.

 

Read More

Libertad Religiosa

Apr 16, 2013

 

Por Armando Maya Castro

 

 

En Irán, Irak, Argelia, Pakistán y demás países de mayoría musulmana, la falta de libertad religiosa se manifiesta en ataques y persecuciones contra las minorías religiosas establecidas en esos países. Similar situación experimentan los evangélicos en algunas nacionesdonde el catolicismo es la religión mayoritaria

 

Hasta mediados de los años 80, el tema de los derechos humanos no tenía gran impacto en México. Poco se hablaba de ellos, y quienes lo hacían se referían a atropellos que tenían lugar en otras latitudes, faltando a la verdad al señalar a  México como un país exento de violaciones  a los derechos humanos.

 

 

De entonces a la fecha, se habla en todas partes  y a todas horas de los derechos humanos. La cotidianidad del tema puede corroborarse en la radio y en la televisión, en las conversaciones cotidianas, en las columnas y artículos periodísticos que se ocupan del tema.

 

Hoy, este tema es de actualidad, tanto que ha llegado a ser parte del lenguaje coloquial cotidiano. Y no es para menos, ya que las libertades fundamentales constituyen el bastión protector de la dignidad de todos los hombres. No son exclusividad de derechas o izquierdas, de mayorías o minorías, pues los derechos humanos “no protegen a una clase frente a otra, ni a un hombre frente a otro, sino a todos los ciudadanos frente a posibles actos desmedidos o arbitrarios del poder…”.

 

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, es el primer instrumento internacional que codifica los principales derechos humanos a nivel mundial. Estos derechos, que deben gozar del mayor grado de protección jurídica, tienen como característica el ser universales, pues pertenecen a todos por igual: hombres y mujeres, ancianos y niños, sin importar raza, credo, sexo, cultura, nacionalidad, lugar de residencia, nivel académico, oficio, etcétera. Ninguna persona puede ser excluida del disfrute de ellos.

 

 

Los derechos humanos se definen también como inherentes a la persona humana, puesto que se originan en su propia naturaleza, no en las concesiones o beneplácitos del Estado o de las leyes vigentes. Otras de sus características es que son irrevocables, inalienables, intransferibles e irrenunciables. Es decir, no se pueden renunciar, cambiar, transferir o negociar.

 

 

En la lista de estos derechos figura el derecho fundamental de libertad religiosa, definida en diversos documentos internacionales. El principal de ellos es la ya mencionada Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su artículo 18 indica: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.

 

 

Otros esfuerzos de la ONU para impulsar el respeto a la libertad religiosa en el mundo son: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 (Artículo 18), y la Declaración de 1981 sobre la Eliminación de todas las formas de Intolerancia y de Discriminación fundadas en la Religión o las Creencias. Esta última considera a la discriminación por motivos religiosos como una ofensa a la dignidad humana, que debe ser condenada como una violación a los derechos humanos y a las libertades fundamentales.

 

 

¿Han logrado estos documentos internacionales terminar con los problemas de intolerancia y discriminación religiosa en el mundo? La respuesta es un no categórico, aunque debemos admitir que el problema no es la normativa en sí, sino aquellos Estados que queriendo favorecer a las mayorías religiosas, dejan en estado de indefensión a las minorías religiosas. 

 

 

Hoy por hoy, las violaciones sistemáticas y graves del derecho de libertad religiosa están a la orden del día en más de 20 países de mayoría islámica y con fuertes impregnaciones fundamentalistas. El panorama es similar en varios países de mayoría católica, donde los grupos religiosos minoritarios siguen siendo el blanco de la violencia desplegada por las mayorías fanáticas e intolerantes.

 

 

En México existen varios estados con este problema, pero el más preocupante es Chiapas, donde la intolerancia religiosa es una constante desde 1962. Desde ese año a la fecha, en esa entidad de la República mexicana se han producido frecuentes violaciones a los derechos humanos de los evangélicos indígenas. El problema persiste a pesar de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha intervenido haciendo diversos llamados para que cesen los actos violentos perpetrados por los católicos fundamentalistas en agravio de los evangélicos establecidos en esa región. Los mexicanos esperamos que el presidente Enrique Peña Nieto realice los esfuerzos necesarios para acabar con este flagelo social, tal como lo prometió en su campaña electoral. 

 

 

 

 

 

Este artículo fue publicado en la edición impresa del diario El Mexicano de Tijuana, el día 16 de abril de 2013
Read More

Intolerancia Religiosa

Apr 16, 2013

 

Por Armando Maya Castro
La Conferencia del Episcopado Mexicano hizo un exhorto a las autoridades mexicanas para que acaben con la violencia que azota al país. ¿Cuándo harán un llamado similar a los católicos que, contra lo que marca la ley, violentan los derechos humanos de las minorías religiosas?
En el marco de la 95 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), los obispos de México hicieron un exhorto para que el gobierno de Enrique Peña Nieto enfrente el problema de la violencia que afecta a todos, incluidos los clérigos de la Iglesia católica, quienes –aseguran– han recibido llamadas telefónicas de extorsión provenientes de la delincuencia común. 
Nadie en su sano juicio puede descalificar o estar en contra de este llamado, que intenta la reducción de los altos índices de violencia en nuestro país, algo que está ocurriendo en la presente administración, según cifras oficiales presentadas recientemente por Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Secretaría de Gobernación. 
Al escuchar el exhorto episcopal, surge la pregunta: ¿por qué los obispos del país no incitan de la misma forma a los católicos que, en nombre de su fe, proceden violentamente contra los miembros de otros credos religiosos? Si todos ellos lo hicieran en sus respectivas diócesis, desde hace mucho tiempo se hubiera logrado la erradicación de la intolerancia religiosa. Tengamos presente que en la lucha contra este flagelo social, la contribución de los líderes religiosos es de gran importancia.
Siguiendo con el mismo punto, conviene preguntarnos, ¿por qué entre los fieles de la Iglesia primitiva no se practicó jamás la intolerancia religiosa? La respuesta a esta interrogante la encontramos en el magnífico trabajo que Jesucristo y sus apóstoles realizaron con los cristianos del siglo I, en quienes lograron formar valores y una mentalidad totalmente respetuosa. El Señor Jesucristo nunca empleó la espada ni métodos violentos para persuadir a los hombres de aquel tiempo. Él era un convencido de que las almas se ganan por el amor de Dios, no por la fuerza.
El día que observó entre los suyos un brote de intolerancia, lo suprimió de inmediato. El evangelio de Lucas refiere este caso en los siguientes términos: “Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros. Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es” (Lc. 9:49-50).  El Señor Jesús los mentalizó para que respetaran a quienes predicaban y creían diferente, desaprobando cualquier acción represiva hacia quienes rechazaban su doctrina. Cuando algunos de sus discípulos pidieron su autorización para invocar el fuego del cielo sobre la aldea samaritana que se negó a recibirlos, Él les amonestó así: “Vosotros no sabéis de que espíritu sois; porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas” (Lc. 9:54-56). Asimismo, cuando el Apóstol Pedro desenvainó la espada para defenderle, él ordenó que la volviera a enfundar. 
Está claro que la lucha contra la intolerancia religiosa no es trabajo exclusivo de los clérigos católicos y de los líderes religiosos de las demás iglesias. Es responsabilidad también del Estado, quien está obligado a instrumentar acciones que promuevan el respeto de las distintas expresiones religiosas y la aceptación de la diversidad religiosa. En esta tarea, el Estado no puede cruzarse de brazos; debe trabajar para proteger y hacer efectivo el respeto de la libertad de creencias.
Por desgracia, el trabajo en este particular fue muy pobre en los pasados dos sexenios, en los que se le prestó poca atención a la intolerancia religiosa. Este descuido ocasionó el incremento de los casos de intolerancia y discriminación religiosa, males que golpean sin piedad a las minorías religiosas establecidas en Chiapas, Puebla, Hidalgo y Oaxaca. En estas entidades federativas, la defensa irracional del catolicismo ha producido asesinatos, lesiones y amenazas, así como expulsiones, quema y destrucción de casas, cortes de agua y energía eléctrica en agravio de quienes predican y practican una fe distinta a la católica. 
Lo más reciente en materia de intolerancia religiosa ocurre en estos momentos en la comunidad indígena de San Juan Ozolotepec, Oaxaca, donde las autoridades municipales, abusando de sus facultades, impidieron que se siguiera construyendo un templo de la congregación Getsemaní. Leopoldo Alonso Silva, pastor de la congregación agraviada demandó la intervención de la Segob. Lo hizo así al observar que las autoridades del gobierno de Oaxaca se han negado a intervenir a su favor, “permitiendo y solapando los excesos de la autoridad municipal en contra de los miembros de su culto”. 
En este y en los demás casos de intolerancia religiosa, las instituciones del Estado deben actuar con celeridad, además de privilegiar la aplicación de la ley, tomando en cuenta que se trata de delitos que deben ser castigados ejemplarmente. Anteriormente se proponía como solución de estos conflictos la vía del diálogo y la conciliación, dejando a los autores de estos deplorables delitos en la más completa impunidad. 
Read More

El Vaticano y Pinochet

Apr 16, 2013

  Por Armando Maya Castro
 
Las relaciones entre el papa Juan Pablo II y el ferviente católico Augusto Pinochet fueron excelentes en todo momento
Luego de que Wikileaks hiciera públicos los documentos que revelan la complicidad del Vaticano en el golpe de Estado contra Salvador Allende, el portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile, Jaime Coiro, salió a desmentir a la citada organización mediática internacional, afirmando que el Vaticano apoyó en todo momento la labor de la Iglesia chilena en defensa de los perseguidos por el General Augusto Pinochet.
El vocero del episcopado chileno presenta como evidencia las memorias del cardenal Raúl Silva Henríquez, que fue presidente de la Conferencia Episcopal durante varios años en dictadura. En ellas, el arzobispo dejó escrito que “la Iglesia chilena tuvo en la Santa Sede un gran aliado en la defensa y la promoción de los derechos humanos”.
Silva Henríquez fue, sin duda, un defensor de los derechos humanos y de las víctimas del régimen opresor de Pinochet. ¿Significa esto que la curia romana haya procedido de similar manera a lo largo de aquellos años? Al respecto, Alfonso Torres Robles, en su libro La prodigiosa aventura de los legionarios de Cristo, nos dice: “La actitud del Vaticano respecto a Pinochet ha sido muy distinta a la de la Iglesia popular chilena. En los años 70 […], Angelo Sodano, nuncio apostólico durante casi diez años en Chile, desarrolló una profunda e íntima amistad con el dictador. La buena relación entre la Iglesia y la dictadura fue, según el analista mexicano Bernardo Barranco, «fraterna con el nuncio y el Vaticano; y de tensiones y reproches con los obispos locales»”. 
¿De qué lado estuvo el Vaticano en aquel tiempo? Veámoslo. El 16 de octubre de 1998, distante del poder que había detentado por más de 17 años, Augusto Pinochet fue arrestado en un hospital de Londres, en donde se reponía de una cirugía. Tras su arresto, el juez Baltazar Garzón solicitó la extradición del ex dictador “en relación con una investigación por la desaparición y el asesinato, en los años de la dictadura chilena, de algunos ciudadanos de origen español”.
Mientras que los jueces londinenses resolvían qué hacer con el ex dictador chileno, éste permaneció bajo arresto domiciliario en una “lujosísima mansión en los alrededores de Londres”, cuyo alquiler ascendía a los 60.000 dólares mensuales. Hasta esa residencia se trasladó un sacerdote católico, con el encargo de celebrar una misa en la Navidad de 1998.
 
Pese a sus incalificables crímenes, Pinochet negó haber participado en las violaciones a los derechos humanos y en la denominada caravana de la muerte, un operativo cuyo objetivo era asesinar a decenas de dirigentes y activistas disidentes. Calificó su arresto en territorio extranjero como prolongado e injusto, lejos de su patria y de su entorno natural y, además, aquejado de diversos males que tenían  su salud comprometida.
El Vaticano, invocando razones humanitarias, acudió en su auxilio; nombró a Ángelo Sodano para que realizara ante la Gran Bretaña las gestiones necesarias para evitar la extradición del ex jefe del Estado chileno a la madre patria. Lo anterior lo admitió el propio Vaticano a través de Joaquín Navarro Valls, a la sazón vocero del Vaticano, quien admitió que la jerarquía católica había enviado a la Cámara de los Lores británica una carta en la que –arguyendo motivos humanitarios– pedía la liberación de Pinochet.  
Los familiares de las víctimas del régimen militar se sintieron traicionados por el Vaticano. Viviana Díaz, en ese tiempo vicepresidenta de la agrupación de familiares detenidos y desaparecidos, fijó públicamente su postura: “Nos gustaría que el Vaticano enviara una carta a Chile demandando justicia por tantos crímenes cometidos. No se entiende que la Iglesia haya privilegiado defender a un criminal en vez de pedir que sea sancionado por los delitos que cometió”.  
Como puede apreciarse, al Vaticano no le importó lo que pensaran y sintieran las víctimas al enterarse del apoyo brindado a Pinochet. Un apoyo que recibió no sólo en Londres, sino a lo largo de su infame dictadura, tiempo en el que Sodano puso “todo el peso de la religión del lado del ex general mediante la consagración de templos militares, misas especiales y la sagrada comunión a la alta oficialidad”. Las víctimas de la dictadura siguen sin entender por qué el Vaticano premió a Angelo Sodano elevándolo a Secretario de Estado luego de ser retirado de Chile ante las presiones de sacerdotes que denunciaban la complicidad del Nuncio con el dictador. Estos hechos nos dicen que los cables de Wikileaks no están lejos de la realidad. 
Read More

LOS LEGIONARIOS DE CRISTO Y LA CENSURA

Apr 2, 2013

 
Por Armando Maya Castro
Voces como la de Bernardo Barranco son necesarias para que en nuestro querido México se siga “construyendo una mirada imparcial, crítica y secular del fenómeno religioso”
Sobre el despido de Bernardo Barranco Villafán de la empresa Grupo Radio Centro existen dos versiones: la oficial y la del afectado por dicha destitución. La empresa radiofónica ha señalado que el especialista en asuntos socio religiosos quedó fuera por haber violado la exclusividad del programa Religiones del Mundo. Barranco Villafán piensa que fueron “las presiones de los Legionarios de Cristo y de la Arquidiócesis” las que determinaron su salida.
Si la versión del experto en religiones se confirmara, estaríamos ante un caso lamentable de censura, uno más perpetrado por el poderío e influencia de la Legión y sus típicas presiones a los medios de comunicación. En el pasado reciente, presiones similares afectaron a periodistas como Ciro Gómez Leyva, a quien le “tocó dirigir y poner al aire, en el hoy extinto CNI/Canal 40, el primer programa de televisión sobre los abusos sexuales contra menores del padre Marcial Maciel, fundador y guía de los Legionarios”. Ese “atrevimiento”, explica el actual director editorial de Grupo Milenio, tuvo “un costo de presiones y boicot comercial que, bien a bien, nunca se disiparon y sumaron en la penosa extinción del canal” (Milenio, 26/09/2011).
De esa manera, los Legionarios de Cristo lograron imponer un “silencio vergonzante” en radio y televisión, hasta el 15 de abril de 2002, fecha en que los periodistas Carmen Aristegui y Javier Solórzano, movidos por “la responsabilidad en la información y el ejercicio periodístico”, dieron voz a las víctimas de Marcial Maciel Degollado en el programa semanal Círculo Rojo, que se transmitía en el Canal 2 de Televisa, el “canal de las estrellas”. El programa era coproducido por la empresa de Emilio Azcárraga Jean y por Imagen, “la firma a cuya construcción contribuyeron Carmen y Javier, junto con Pedro Ferriz de Con, cuando los tres salieron del Grupo MVS a fines de 1999”.
El periodista Miguel Ángel Granados Chapa, en el prólogo del libro “Marcial Maciel, historia de un criminal”, escrito por la periodista Carmen Aristegui, se refiere al programa Círculo Rojo, señalando que cuando éste concluyó “flotó en el aire la impresión de que su abordamiento del ‘caso Maciel’ había contado entre los factores que determinaron su supresión”. Ahí mismo, el extinto periodista y colaborador del diario Reforma y Proceso, explicó que “estaba asimismo presente el deterioro de la relación de Carmen y Javier con sus socios en Imagen, asociación que se rompió de mala manera y en perjuicio de los dos profesionales”.
La propia Carmen Aristegui explicó el por qué no se renovó el contrato de Círculo Rojo con Televisa. Dijo que “había un conflicto interno en Imagen en el que se contravenía lo dispuesto en el código de ética firmado por Solórzano y por mí, lo que hacía inviable mantenerse en Imagen y renovar un convenio de coproducción con Televisa”.
Esto no impidió que otras voces se refirieran al caso, sosteniendo la versión de la censura impuesta a los conductores de Círculo Rojo, quienes dieron voz a los seminaristas abusados por el protegido del cardenal  Norberto Rivera y del propio papa Juan Pablo II. El profesionalismo de los citados periodistas los llevó a conceder el derecho de réplica a los Legionarios de Cristo, quienes calificaron los testimonios de las víctimas como “declaraciones falsas que un grupo de ex religiosos de esta congregación [la Legión] ha repetido nuevamente contra nuestro fundador, el padre Marcial Maciel”. Tiempo después, una investigación ordenada por el Vaticano reveló “los gravísimos y objetivamente comportamientos inmorales” del fundador de la Legión, demostrando que quienes denunciaban a Maciel dijeron siempre la verdad.
Si queremos ponerle fin a la impunidad, debemos de comenzar por erradicar la censura que establecen aquellos que tienen el poder para decidir qué se dice y qué no en los medios de comunicación. Voces como la de Bernardo Barranco son necesarias para que en nuestro querido México se siga “construyendo una mirada imparcial, crítica y secular del fenómeno religioso”.
Coincido con el señalamiento de Barranco en el sentido de que su despido deja satisfechos a los “sectores ultraconservadores” del país, más no así a quienes estamos convencidos de que programas como Religiones del Mundo son necesarios para ofrecer conocimientos sobre la temática religiosa y sobre los abusos que pueden llegarse a cometer en el ámbito de la religión.
Read More

Lo que Hugo Chávez detonó tras el anuncio de su muerte

Mar 8, 2013

Un conmocionado Nicolás Maduro hizo uno de los anuncios más difíciles de su carrera: “A las 4:25 de la tarde del 5 de Marzo ha fallecido el comandante presidente Hugo Chávez Frías”.

La noticia recorrió el globo y las primeras reacciones –como era de esperarse– fueron expuestas bajo paradigmas totalmente diferentes. En principio, para quienes se hacen llamar “constitucionalistas”, el poder debió recaer en el actual Presidente Nacional de la Asamblea, mismo que en los próximos días debería convocar a elecciones, pero no contaban con que el Vicepresidente Venezolano, en una suerte de “albazo”, de pronto asumiera el rol de mandatario.

El “chavismo” frente a la oposición


Si hay alguien a quien resulta conveniente la situación es precisamente a Maduro porque los efectos de la conmoción por el deceso del comandante lo posicionan en un lugar privilegiado en la carrera por el puesto que dejó Chávez.

Con el que hoy es jefe del movimiento oficialista a la cabeza, la relación de Venezuela con el mundo no cambiaría, y cabe destacar que en caso de que la oposición ganara las próximas elecciones, se tendría que redefinir el rumbo de las relaciones con el bloque de izquierda de América del Sur.

Mientras el chavismo está cohesionado y camina convencido de que su proyecto tiene futuro, resulta importante comentar que a la oposición no le debería interesar tomar el poder de inmediato ¿Por qué? Porque el vacío de poder por el momento es conveniente. Manejar los tiempos de manera inteligente sirve a los intereses de los opositores para organizarse, fortalecerse y presentarse ante el pueblo venezolano como una opción viable en las futuras elecciones.

Las lecturas del suceso


Para empezar a leer el impacto que deja el anuncio del fallecimiento de Hugo Chávez hay que darse cuenta de algunas cuestiones importantes:

Evidentemente la sucesión de hechos sorprendió al mundo, la noticia de la muerte de uno de las figuras más controvertidas tuvo un fuerte impacto a nivel internacional y de pronto los discursos que confrontaban se diluyeron, tanto así que cambió la faz del mundo.

Sorprendentemente privó un ambiente fraterno y solidario más allá de las diferencias ideológicas y proyectos de nación. La muerte del presidente que fue factor recurrente dentro de la agenda latinoamericana hoy significa un capital político significativo.

De pronto la noticia de su fallecimiento ilusiona a quienes buscan condiciones de cambio y –al menos por el momento– el tono hostil utilizado por quienes no comparten la visión del chavismo pareciera difuminarse.

Lo que son las cosas

Muy a pesar de sus detractores, hoy –gracias a este nuevo clima en el que se escapa intencionalmente a toda controversia– Hugo Chávez pasa a la historia más allá de cualquier sesgo ideológico como un hombre que buscó la unidad latinoamericana frente a un mundo en el que cada país ve única y exclusivamente por sus intereses.

Escrito por: Alejandro Garcia (@RealAleGarcia)

Read More