Domingo 13 de noviembre de 2016. Avondale, Arizona. En un agradable clima con temperatura alrededor de los 84F ( aprox. 28C), sin las altas temperaturas por encima de los 110F (+40C) que caracterizan esta región de la Unión Americana, la Can-Am 500, correspondiente a la NASCAR Sprint Chase, tuvo lugar en el Phoenix International Raceway (PIR por sus siglas en inglés) — Autódromo Internacional de Phoenix –, pero no por ello menos emotiva.

El ganador: Joe Logano, a bordo del auto no. 22.

  • img_0003
  • No. 20, Matt Kenseth
  • img_0030-23
  • img_0100-23
  • img_0137-23
  • Michael Waltrip (No. 55)
  • img_0182-23
  • img_7762-27
  • img_7768-31
  • Danica Patrick
  • img_7781-38
  • Joe Logano

Esta fue la penúltima carrera de la temporada 2016 y los pilotos Jimmie Johnson y Carl Edwards, ya tienen su lugar en la final de Homestead, Miami; sin embargo, dos pilotos más se les unieron al finalizar la carrera del día de hoy en el PIR. Esto es lo que incrementó la emoción y los ánimos, entre los miles de asistentes.

La banda “The Offspring” interpretó algunos de sus éxitos ante los seguidores de la NASCAR. La multitud acompañó a los músicos entonando los coros de las canciones, creando una agradable atmósfera, en preparación para los siguientes eventos.

La competencia dio inicio con el Himno Nacional, entonado por SFC Dana J. Fischl, US Army Military Intelligence Corps Band, Fort Huachuca. Al finalizar del mismo, cuatro aviones militares( dos F-16 y dos F-35), sobrevolaron el PIR, arrancando gritos de emoción, en la mayoría de la audiencia.

 

Posteriormente, el legendario campeón de boxeo mundial, Vinny Paz en cuya vida y regreso de una lesión de la espina dorsal, sirvió de inspiración para la película titulada “Bleed for This”, dio la voz de “enciendan sus motores”, para oficialmente dar inicio a la gesta del día.

Durante una buena parte de las 312 vueltas, Joe Logano aborde del auto número 22, se mantuvo en las primeras posiciones. Alrededor de la vuelta 90-91, Joe Logano rebasó el auto 88, conducido por Alex Bowman.

Alrededor de la vuelta 12o, Jimmy Johnson, con el bólido no. 48, le arrebató la posición a Logano, quien pronto se fue a la tercera posición, detrás del bólido número 88, bajo el control de Bowman.

Algunas banderas amarillas más tarde, las posiciones eran nuevamente, auto 22 seguido del auto 88, es decir Logano al frente seguido por Bowman. Por ahí se colaba en la tercera posición Brad Keselowski, (No. 2), pero no por mucho pues, Matt Kenseth reclamó el tercero.

Tan sólo un par de vueltas más tarde, la persistencia de Alex, junto con una agresiva forma de conducir, le puso al frente de los demás autos, mientras que Kenseth remontaba una posición para colocarse en segundo, detrás de Bowman. Las tres primeras posiciones, unas 137 vueltas antes del final eran así: 88-20-22 (Bowman-Kenseth-Logano). La diferencia en segundos entre el líder y el último lugar era de aproximadamente 20 segundos.

Faltaban unas 102 vueltas para completar los 500 kilómetros de la Can-Am 500, cuando las sorpresas comenzaron; Logano se fue a la quinta posición, mientras que Kasey Kahne aprovechó una entrada a los pits, para arrebatar el liderazgo a Bowman.

Después de un incidente cerca de la vuelta 90, las tres primeras posiciones eran controladas por los autos número: 88-5-22. Sin embargo, la bandera amarilla todavía seguía indicando:precaución y así fueron consumidas varias vueltas, que los pilotos aprovecharon para recargar combustible. Nuevos cambios 88-22-5 (Bowman, Logano, Kahne) y la carrera reiniciaba faltando 85 vueltas.

Todavía faltaba lo mejor: el final ¿Quiénes iban a finalizar la competencia sin tener que recargar combustible?

Unas 70 vueltas antes de la bandera a cuadros, Kenseth-Logano comenzaron a pelear por la segunda posición, aprovechando cada centímetro del óvalo. Ahora sí parecía una auténtica cacería por esa posición detrás del líder.

Aproximadamente 63 vueltas antes del final el coche de las M&M’s (No.18) de Kyle Busch se apareció detrás del auto de Logano, haciendo sentir su presencia, pero Logano no cedió. Y otra bandera amarilla, con entrada a los pits, movió las posiciones. La mayoría aprovechó para cambiar neumáticos y cargar combustible.

Al salir de los pits, Bowman dejó escapar la primera posición, no sin antes haber sido líder alrededor de 184 vueltas. Los autos con los números 20-11-41 (Kenseth-Hamlin-Kurt Busch), ahora eran los primeros tres.

Cerca del final, un incidente en la pista trajo una bandera de precaución; tres vueltas para acabar, los autos con los números 20-88-18, arrancaron en las posiciones 1-2-3 ; Bowman (88) se vio atacado por Busch (18) y por tratar de proteger su posición, hizo contacto con el líder Kenseth (20).

Joe Logano (no. 22) con este incidente se convertía en el líder, seguido por Kyle Busch (18), quienes compitieron en tiempo extra por la bandera a cuadros. Y sería Joe Logano, el campeón defensor quien se llevó la Can-Am 500, asegurando su lugar en el campeonato.

Comentarios

comentarios