(CDMX). Por la mañana del miércoles 9 de octubre aterrizaron la mitad de los restos de José Rómulo Sosa en la Ciudad de México para ser despedidos por el público mexicano en el Palacio de Bellas Artes y en la colonia Clavería.

Sus hijos Marysol y José Joel, acompañados de su madre Anel, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, entre otras personalidades del mundo del espectáculo, rindieron homenaje al Príncipe de la Canción al interior de Bellas Artes.

Se realizaron guardias continuas a los restos; el vestíbulo estaba rodeado de adornos florales y una gran fotografía de José José con la leyenda: “Que triste fue decirnos adiós”, verso de uno de sus más grandes éxitos, ‘El triste”.

En el evento se pudieron escuchar parte de los éxitos del cantante mexicano y en la parte exterior fueron coreados por las más de 6 mil personas que acudieron a darle el último adiós.


Entre aplausos, porras, canciones y chiflídos, los fans demostraban su cariño y muchos de ellos lo siguieron en todo el recorrido de la mitad de las cenizas, que pasó por Bellas Artes, la Basílica de Guadalupe, la colonia Clavería y finalmente el Panteón Francés.

Asimismo, más tarde, en el Parque de la China se llevó a cabo otro homenaje frente a su monumento, pues en la colonia Clavería de la alcaldía Azcapotzalco fue donde el intérprete de ‘Lo pasado, pasado’ vivió. También ahí centenas de personas se congregaron para despedirse.


Cabe destacar que a pesar de la lluvia ahí se mantuvieron cantando, tomándose fotos con la estatua y algunos imitadores; además, algunos de ellos aprovecharon para ingerir bebidas alcohólicas.

De esta manera, fue el último adiós a José José.

BM

Comments are closed.