(CDMX). El pasado miércoles se anunció la renuncia de Carlos Romero Deschamps a la dirigencia del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República de la que estuvo al frente por 26 años, tras la polémica por denuncias ante la FGR por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

El gobierno federal habría congelado sus cuentas bancarias y las de su familia como parte de las investigaciones, aunque el presidente Andrés Manuel lo negó y aseguró que solo se conoce sobre las denuncias e informes enviados a la Fiscalía.

“Hay dos denuncias en la FGR, no es como sostiene un periódico, de que se congelaron cuentas, pero sí se enviaron las denuncias y los informes a la Fiscalía”, subrayó.


En conferencia matutina de este jueves celebró el primer mandatario, que no se haya involucrado a Pemex para resolver un tema que es personal y que su salida fuera sin violencia.

“Celebro lo que pasó el día de ayer y que además se haya logrado sin violencia, porque en otros casos hay hasta violencia”.


Por otro lado, también señaló que esta renuncia marca una nueva etapa, con la que se terminan los ciclos en que los dirigentes duraban mucho y se enriquecían.

“No es posible que dirigentes sindicales vivan colmados de atenciones, privilegios, con residencias, muy ricos”, comentó.


BM

Comments are closed.