(CDMX). Jorge Mendoza, director general de Banobras, explicó en conferencia matutina que el avión presidencial regresará a México y será exhibido junto a otras aeronaves que serán subastadas.

Por órdenes del Gobierno mexicano se decidió que el avión sea resguardado por la Fuerza Aérea, ya que ninguna de las posibilidades de compra han prosperado.

El presidente Andrés Manuel aceptó que esta venta no ha sido fácil y se ha complicado porque se trata de un avión muy grande y costoso.

“Lleva tiempo porque es bastante dinero”, señaló.

Para lograr conseguir un comprador se analizarán tres opciones: llegar a un acuerdo de venta con un comprador único; venta en copropiedad (que dos o más personas puedan asociarse para adquirirlo), y/o rentar el avión.

“Vamos a relanzar el esfuerzo de venta y por ello el Gobierno mexicano también ha decidido que el avión regresara a territorio mexicano para su resguardo por parte de la Fuerza Aérea Mexicana; exhibirlo en conjunto con las aeronaves en este primer paquete de venta y así vamos a explorar tres opciones de venta”, dijo.

Actualmente, la nave Boeing 787-8 de la serie Dreamliner, permanece embodegado en el Aeropuerto de Logística de San Bernardino, California, en espera de algún interesado, y regresará a territorio nacional para el día de la subasta.

BM

Comments are closed.