(CDMX). Anteriormente el Gobierno de la Ciudad de México había anunciado el rescate del Centro Histórico con una serie de medidas para mejorar el turismo y la seguridad de los capitalinos.

Una de estas acciones fue retirar vendedores ambulantes y volanteros que trabajaban en calles aledañas de la zona, como Madero, una de las principales avenidas peatonales en la que transitan alrededor de 350 mil personas a diario.

Algunos de los trabajadores de la zona quisieron manifestarse en contra de la situación, pues para algunos, ser volantero es una forma de ganar dinero y acusan que elementos policíacos simplemente llegan a arrestarlos sin darles información concreta del por qué.

El pasado 14 de enero iniciaron los operativos con los que sumaron 50 persomas remitidas al Juzgado Cívico por obstruir el libre tránsito de los peatones, irrespeto a las normas de ruido, sanidad y cultura cívica.

El Gobierno capitalino expuso que previo a estas acciones se llevaron a cabo reuniones de trabajo con empresarios dueños de ópticas, restaurantes, bares, terrazas, estudios de tatuajes y vecinos.

BM

Comments are closed.