(CDMX). El senador independiente Emilio Álvarez Icaza encabezó una rueda de prensa con extrabajadores de Liconsa, que acusan, fueron despedidos al querer integrarse a un sindicato independiente, teniendo ya su toma de nota.

Los despedidos injustificadamente comenzaron el pasado 15 de enero una huelga de hambre frente a la embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México, pues son 10 personas que desean regresar a su trabajo para su sustento de vida.

El senador hizo un llamado al director de Liconsa para reinstalar a los trabajadores que denuncian su condición arbitraria, la cual finalmente es un “despido político” con el que les privaron su libre sindicalización.

“De qué sirve que el Senado apruebe convenios internacionales, de qué sirve que el Congreso de la Unión apruebe reformas laborales, si el Gobierno de la República, el Gobierno Federal, el Gobierno de México es el primero en violentar los derechos de los trabajadores cuando se crean estos nuevos sindicatos independientes”, señaló el legislador.

Lo que buscan es llamar la atención de las autoridades, pues la violación a sus derechos humanos los ha dejado también sin atenciones médicas del IMSS a las que por la empresa tenían acceso.

Nueve de los despidos ocurrieron en la planta de Liconsa en el estado de Hidalgo y uno más en Tlalnepantla, Estado de México.

“Dentro del Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos, México y Canadá hay un apartado laboral a donde el gobierno mexicano se ha comprometido a la aplicación de la nueva reforma laboral (de libre sindicalización) y exigir la aplicación en todas las empresas no sólo particulares, sino principalmente las del Estado mexicano”, indicó uno de los extrabajadores.

BM

Comments are closed.