(CDMX). Tras aceptar su extradición de manera voluntaria, el exdirector de Petroleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, fue trasladado desde España a tierras mexicanas para rendir cuentas por delitos de fraude, sobornos y lavado de dinero.

A las 00:43 de este 17 de julio, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el avión de la Fiscalía General de la República que lo trajo de vuelta al país.

Ahí, se le realizaron exámenes médicos para verificar su estado de salud, el cual tardó casi cuatro horas, para después salir y ser trasladado al Reclusorio Norte, en Cuautepec.

En punto de las 3:58 de la mañana salió del hangar un convoy de camionetas a toda velocidad y a las 4:43 Lozoya ingresó al centro penitenciario.

Posterior a todo este acto, la Fiscalía anunció a través de sus redes sociales que el detenido presentó anemia desarrollada y problemas en el esófago, por lo que fue internado en un hospital.

La audiencia inicial del extitular de Pemex programada para este viernes ahora es indefinida tras su hospitalización.

De acuerdo con información de las autoridades, dichas audiencias serán a puerta cerrada, no habrá acceso de medios de comunicación y todo lo que ocurra será informado vía whatsapp.

Lozoya fue detenido el pasado 12 de febrero en Málaga, España, aceptó su extradición a México y negoció con la FGR que proporcionaría información valiosa para los casos de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, así como la compra-venta de Agro Nitrogenados.

BM

Comments are closed.