(CDMX). Como parte del 210 aniversario de la Independencia mexicana, el país se pinta de verde, blanco y rojo para conmemorar a los héroes que le dieron libertad a México.

Sin embargo, el festejo de este año cambió totalmente a raíz de la pandemia de coronavirus.

Cada año se realizaba un gran festejo los 15 y 16 de septiembre, había conciertos, espectáculos de fuegos pirotécnicos y miles de personas llenaban las calles del Centro Histórico para esperar el momento en que el presidente en turno suena la campana y de manera simbólica representa el Grito de Dolores.

Ahora, las autoridades determinaron suspender la celebración con público, pues el Covid-19 sigue cobrando la vida de mucha gente, y se pretende evitar un rebrote.

Cientos de elementos policíacos resguardan las calles aledañas al Zócalo, impidiendo la entrada a todo tipo de persona, con excepción de los autorizados.

Comercios, así como restaurantes de la zona permanecieron cerrados por disposición oficial y así estarán hasta el 17 de septiembre. En cuanto al acceso vehícular, este también está limitado.

El grito está programado para las 11 de la noche y se le pide a toda la población permanezca en casa y desde ahí, festeje el aniversario de la independencia.

BM

Comments are closed.